Ruido

Pérdida de audición como consecuencia del ruido

Las pérdida de audición provocada por el ruido es más común de lo que pueda parecer a simple vista.

Nuestros oídos están expuestos durante las 24 horas del día a los ruidos de nuestro entorno. El tráfico, por nombrar algo cotidiano, es perjudicial para nuestra salud auditiva pero la mayoría de las personas lo desconoce.

El único modo de actuar ante la pérdida auditiva es desde el conocimiento. Es necesario concienciarse del peligro que tiene el ruido de cara al cuidado de nuestra salud auditiva.

Las dos principales causas de pérdida auditiva son la edad y la exposición a los ruidos. Contra la edad no podemos hacer nada pero contra los ruidos si que podemos actuar.

ACTUAR CONTRA LA PÉRDIDA AUDITIVA PROVOCADA POR EL RUIDO

La pérdida de audición inducida por el ruido puede ocurrir de una sola vez por un sonido intenso e “impulsivo”, como el de una explosión o también puede ocurrir poco a poco por la exposición continua a sonidos fuertes, como los ruidos generados en una fábrica, la exposición regular a unos reproductores musicales personales, etc.

Por otra parte la exposición a niveles intensos de ruido puede ocurrir a cualquier edad, nadie está a salvo de estos daños. Tanto los niños, adolescentes, jóvenes y las personas mayores pueden desarrollar pérdida de audición inducida por el ruido.

Por hacernos una idea de lo grave de este asunto se estima que en Estados Unidos, según informan desde CDC, aproximadamente el 15% de los adultos en los Estados Unidos, más de 26 millones de personas entre los 20 y 69 años, tienen pérdida de audición que pudo haber sido causada por la exposición por el ruido al ruido en el trabajo o en actividades de ocio. Pero lo grave de todo esto es que la pérdida auditiva se está produciendo a una edad cada vez más temprana.

Localización

  • AVDA. DE LA CONSTITUCION, 24 MOSTOLES - 28931 - MADRID